Emociones del cuidador de personas con demencia

.

.

Durante la enfermedad tratarás de adaptarte y desarrollar un conocimiento sobre cómo afecta la demencia a tu familiar y a ti misma. Lo que es lo mismo, cómo manejar las emociones en el cuidador de personas con demencia. El enfado es una respuesta perfectamente normal al sentimiento de pérdida de control de la propia vida asociado a los múltiples cambios. Este enfado, puede generar también, en muchas ocasiones, sentimientos de culpa. Es muy importante reconocer que ese sentimiento existe y aceptar que es normal que se produzca.

.

Muchas veces se cree, que son las situaciones las que nos causan sentimientos desagradables. Sin embargo, no son las situaciones la que nos hacen sentir mal, sino cómo nos las tomamos, como vemos las cosas, como las interpretamos y cómo nos hablamos a nosotros mismos sobre lo que nos está ocurriendo.

.

  • Evitar frases como: “ya estamos otra vez”, “es increíble”. Conllevan una connotación derrotista y desesperada.

 

  • Evitar palabras: siempre, nunca, todo (“todo nuevo cada minuto”) o nada (“no sirve de nada”). Son demasiado generales

 

  • Utilizar: “yo lo hago lo mejor que puedo”, “voy a intentarlo”, “estoy orgullosa de lo que estoy haciendo”, “aunque es difícil voy haciendo cosas poco a poco”, “es mejor mira hacia delante”, “hago lo que puedo”

.

Ese estresor crónico que supone el cuidar a un mayor dependiente, repercute directamente en las emociones en el cuidador de personas con demencia. En esta problemática emocional, entran en juego tres elementos clave, que juegan un papel fundamental en los efectos que tiene sobre la salud de los cuidadores

.

Valoración de los hechos

La manera en la que interpretas los comportamientos problemáticos de tu familiar (preguntas repetitivas, agitación, negarse a comer) influye en tu respuesta (lo que piensas sobre el hecho) y en tu habilidad para realizar ajustes y responder. Existe una relación entre la vivencia que tienes de tu situación, como lo percibes y lo que piensas ante el hecho y tu estado emocional: autoestima, autoeficacia, ansiedad, depresión.

.

Son tus propias características personales y no las características de la situación las que se asocian a esa falta de autoestima o autoeficacia.

.

El apoyo social que percibes

Pensar en términos de “la carga es mía”, “no delegas”, imposibilita la búsqueda y petición de apoyo social. Y este factor está muy relacionado con la carga psicológica del cuidado, pero no tanto la cantidad de apoyo social que percibes, si no la calidad de éste. Un menor apoyo social se asocia a mayores niveles de malestar emocional, sobrecarga, depresión y ansiedad.

.

Estrategias de afrontamiento

Podemos encontrar diferentes estrategias de afrontamiento:

  • Centradas en el problema: dirigidas a solucionar el problema o hacer algo para modificar la fuente de estrés. Planificando, aceptando lo sucedido, buscando apoyo social…

 

  • Centradas en la emoción: dirigidas a reducir y manejar las emociones negativas por la situación, como la evitación y los pensamientos negativos. Negando los problemas, auto culpabilizándose, evitación…

 

Se ha demostrado que un mayor bienestar psicológico se asocia a un estilo de afrontamiento centrado en el problema.

.

.

.

Si quieres ampliar información o solicitar asesoramiento sobre cómo manejar las emociones en el cuidador de personas con demencia, no dudes en ponerte en contacto en mi consulta de Psicología | Neuropsicología en Logroño, La Rioja.