¿Por qué las personas con demencia se niegan a ducharse?

.

.

La mayor parte de las personas con demencia sufren al menos un síntoma secundario a la demencia, como puede ser la agitación. Generando un intenso malestar en el paciente y en su familia, siendo la causa de limitaciones en el paciente y un empeoramiento en la evolución.

.

El bienestar de la persona con demencia y del cuidador depende en gran medida del control de esta sintomatología. Las actuaciones no farmacológicas sobre el entorno sin imprescindibles. Muchas veces, un adecuado manejo conductual nos ayuda a gestionar de forma eficaz una situación conflictiva. Por eso hoy, os traigo el ejemplo de cómo manejar una alteración conductual a la hora de duchar a una persona con deterioro cognitivo.

.

Para empezar, a la hora de enfrentarnos a la situación, las dificultades que nos podemos encontrar pueden ser:

  • Nuestro familiar se niega a entrar en la ducha
  • Se muestra agresivo físicamente al retirar la ropa
  • Manifiesta rechazo a que se le vea desnudo
  • No colabora

.

Es importante, encuadrar esta conducta, es decir, intentar averiguar el antecedente, cuál es la causa que detona la alteración conductual.:

  • No recuerda cuándo se aseo por última vez
  • La persona está apática, tiene vergüenza, miedo al agua, miedo a caerse, miedo al ruido, puede ser por la temperatura del agua, el frío del baño

Debemos tener en cuenta que puede no expresar con palabras estas posibles causas y la manera de expresarlas es a través de la agitación.

.

A continuación, os propongo una serie de alternativas no farmacológicas para resolver la situación a través estrategias ambientales:

  • Utilizar una superficie antideslizante
  • Tener en cuenta los gustos o rutinas previas para tratar de mantenerlas, ya que favorecen la colaboración (para esto es importante saber con qué frecuencia se bañaba, el horario en que lo hacía, tipo de jabón, temperatura del agua, etc)
  • Preparar con antelación lo necesario, el material antes de empezar y simplificarlo (toalla, gel, champú, esponja, secador, colonia)
  • Poner música que le guste para hacer del baño un momento agradable
  • Marcar una hora fija y hacerlo siempre de la misma forma. Escoger la hora del día en que la persona esté más tranquila y positiva. Intentando ser constante para crear una rutina
  • Vigilar que el agua y el ambiente del baño tengan una temperatura adecuada
  • Hablarle a lo largo del aseo, indicándole paso a paso lo que tiene que ir haciendo o lo que se le va a hace

.

.

.

Si quieres ampliar información o solicitar asesoramiento sobre cómo manejar en el domicilio las alteraciones conductuales de las personas con demencia, no dudes en ponerte en contacto en mi consulta de Psicología | Neuropsicología en Logroño, La Rioja.