Derechos de los cuidadores de personas dependientes

.

Antes de hablar de los derechos de los cuidadores de personas dependientes, es importante mencionar que cuidarnos significa aprender a dosificar nuestro esfuerzo, saber expresar lo que sentimos, poder desahogar la tensión emocional, preservar tiempo para nosotros, saber pedir y recibir ayuda. En definitiva, estar preparados para que la enfermedad no agote nuestras reservas físicas y emocionales.

.

Los enfermos, sea el marido, madre, tía, hermano, ya no actúan como antes, los roles familiares cambian. Estos cambios provocan sentimientos dolorosos, de impotencia, de vacío y de soledad. Se siente un gran vacío entre las demandas y los recursos de los que se dispone.

.

Luego aparece el sobresfuerzo por los cuidados, que ocasiona estrés, cansancio, irritabilidad y ansiedad y se empieza a perder el control. Para, finalmente existir un distanciamiento emocional y social. El cuidador se aísla y las relaciones personales se deterioran.

.

Para evitar llegar a este punto, os escribo los derechos de los cuidadores de personas dependientes. Una serie de puntos a tener en cuenta de cara al autocuidado de los cuidadores:

  • Tengo derecho a dedicarme tiempo y hacer actividades para mí misma, sin sentimientos de culpa

 

  • Tengo derecho a experimentar sentimientos desagradables por ver enfermo o estar perdiendo a mi familiar

 

  • Tengo derecho a pedir ayuda y a que los demás me ayuden: familia, amigos, conocidos, voluntarios (pero tengo que aceptar su derecho a decir no)

 

  • Tengo derecho a resolver por mí misma aquello de lo que sea capaz y el derecho a preguntar sobre aquello que no comprenda

 

  • Tengo derecho a buscar soluciones que se ajusten razonablemente a mis necesidades y a las de mi familiar

 

  • Tengo derecho a ser tratados con dignidad y respeto por aquellos a quienes solicito consejo y ayuda

 

  • Tengo derecho a cometer errores y ser disculpada por ello

 

  • Tengo derecho a ser reconocida como miembro valioso y fundamental de mi familia incluso cuando nuestros puntos de vista sean distintos

 

  • Tengo derecho a quererme a mí misma y a admitir que hago lo que es humanamente posible

 

  • Tengo derecho a aprender y a disponer del tiempo necesario para aprenderlo

 

  • Tengo derecho a admitir y expresar mis sentimientos

 

  • Tengo derecho a decir no, ante las demandas excesivas, inapropiadas o poco realistas

 

  • Tengo derecho a seguir con mi propia vida

.

Hacernos cargo de lo que sentimos y facilitar su expresión, impedirá que las emociones nos arrollen.

.

Si te resulta difícil tenerlos en cuenta o los das por imposible, puedes ponerte en contacto en mi consulta de Psicología | Neuropsicología en Logroño – Nájera, La Rioja.