Síndrome del Cuidador: cuando aporta un carácter patológico

.

Para hacer referencia a los síntomas y consecuencias del cuidado se utiliza el término: síndrome del cuidador.

.

La persona con demencia, sea el marido, el padre, la madre o el hermano, ya no actúan como antes y entonces, los roles familiares cambian. Estos cambios se producen en las relaciones familiares, el trabajo, la situación económica, el tiempo libre…

.

Sin embargo, llamarlo síndrome del cuidador, aporta un carácter patológico a la situación de cuidar, asociándolo directamente con sentimientos y sensaciones desagradables, difíciles y complicadas. Pero, la realidad es, que no todos los que cuidan desarrollan un malestar emocional.

.

Para otros, el proceso de cuidar es difícil y complejo, afectando negativamente a los cuidadores. En estos casos, se trabaja desde la coherencia, sobre las estrategias de afrontamiento y sobre el apoyo emocional, que pueden prevenir los efectos desagradables del cuidado.

.

Dichos efectos, pueden cambiar de una persona a otra, de una situación a otra o de un momento, siendo el mismo cuidador.

.

¿Qué podemos hacer?

.

  1. Dormir lo suficiente y descansar: lo importante es crear el hábito de acostarnos y levantarnos a la misma hora y estar solo para dormir en la cama.
  2. Poner límites: decir no, sin dar razones ni excusarse, repetir simplemente no ante la insistencia.
  3. Cuidar la alimentación: comer una dieta variada y saludable. Realizando cinco comidas al día, evitando los atracones.
  4. Hacer ejercicio con regularidad: pasear o salir de paseo una hora con el familiar.
  5. Evitar el aislamiento, intentar salir de casa: no es saludable estar todo el día en casa solamente con la compañía de la persona dependiente.
  6. Mantener contacto social: llamar o mantener contacto con amigos y resto de familiares.
  7. Mantener aficiones e intereses: es buen momento para buscar o retomarlas, nos ayudara a mantener las manos y la mente ocupadas: manualidades, pintar, crucigramas, puzles, punto, bordar…

.

Si nos centráramos más en la fuerza positiva que nos lleva a cuidar y la capacidad de resiliencia, no estaría tan estigmatizada la labor de cuidar.

.

Si quieres ampliar información o solicitar asesoramiento sobre los efectos que produce el cuidado sobre el cuidador, no dudes en ponerte en contacto en mi consulta de Psicología | Neuropsicología en Logroño – Nájera, La Rioja.